Dialéctico
Luca 20 Vicente López Argentina

home
archive
message
links
theme


El anarquismo en Chile cumple el rol del trotskismo en Argentina, la pata izquierda de la derecha. Oposición sistemática a los cambios estructurales que esta llevando a cabo el pueblo chileno, a través de la Nueva Mayoría con el liderazgo del Partido Comunista de Chile.

¿Donde estaban los anarquistas durante la dictadura de Pinochet? Muy fácil ser antisistema en democracia con todas las garantías constitucionales…

La Noche de los Lápices

Voy a hacerle caso a Hebe, profesora de escritura que me contó un secreto: “se puede escribir incluso de aquello de lo que no se tiene memoria”

Lo que equivale a decir que “se puede recordar incluso aquello que no se vivió”.Yo llamo memoria a ese algo producido por el recuerdo, y a ese recuerdo como tal, solo le cabe a quien haya vivido o estado en él…

El problema es que justo ahí, eso desapareció, la memoria se borró o se tornó difusa, se camufló, se vistió de amigo, de enemigo, se empaquetó, se vendió, se vació de sentido, se ordenó, se licuó, se confundió…

Habrá que hacer algo entonces, un cut y paste, arreglar con cinta, inventar algo; porque se hace un silencio enorme ahí, insustituible.

Muertes. Históricamente reparadas, enmendadas… porque al lado de donde “pasaban cosas” estaban otros que ni se enteraban de que la historia se les iba desapareciendo.

Y recién muchos años más tarde se darán cuenta de que a sus mundos le faltan partecitas, fragmentos de historias, piezas que no encajan, lápices y juguetes perdidos.

Elipsis que no entienden, ideas que piensan sin saber de dónde vienen…o lugares, o autos o ropa que por algún motivo les dan miedo. Obsesiones que vuelven esta vez escritas diferente.

Viajemos en el tiempo: Hoy será la noche de los lápices. Emilce Moler se pregunta sobre qué escribir. Se debate entre una carta de amor y una consigna política (que acaso sean parte de un mismo grito).

Pablo Diaz piensa si a la movilización de mañana van a ir más de los diez que fueron el día de la lluvia.

María Claudia Falcone cocina croquetas con su tía, mientras Patricia Miranda estudia la perspectiva de las cosas, pero no la perspectiva política de cambio sino el punto de fuga y el claroscuro: es de bellas artes y la política no está en su raíz estética.

Daniel Rancero llamaba a Horacio por teléfono cuando entró el batallón 601 de inteligencia. Horacio Ungano no sabe ahora si llamar a la policía o alertar a Francisco López. Así fue, así me lo recuerdo.

Esos chicos tenían el combustible que es capaz de cambiar el rumbo de la historia, la peligrosa sospecha de que la realidad social no era algo dado. Esos chicos eran como bombas pequeñitas, cargadas de ilusiones, de sueños no soñados de realidades presentes ayer, hoy y siempre.

Mariano Pérez Gallardo

http://marianoperezgallardo.com/

Estoy cansado de ser tan cerrado, callado, poco expresivo. Puedo hablar ante una multitud de cualquier cosa sin entrar en pánico pero no puedo decir lo que siento. Ni terapia, teatro, años de intentar cambiar funcionaron. No es que no me guste como soy, es que podría ser mejor.